Cargando

Escribe para buscar

¿Hablamos de Neuromaketing?

Asesoramiento Online

¿Hablamos de Neuromaketing?

Compartir!

Si es la primera vez que oyes este concepto, puede que pienses “vaya, estos de marketing ya se han inventado algo nuevo que vendernos”, pero si continúas leyendo, te darás cuenta de que nada más lejos de la realidad.

Mientras que el marketing es el conjunto de técnicas de comunicación que tienen las marcas destinado a fines comerciales. El neuromarketing, por otro lado, es una pequeña y desconocida parte del marketing que se encarga de generar y gestionar los impactos que esta comunicación tiene sobre el público y su forma de pensar.

Es marketing porque su finalidad es comunicar, crear una imagen, un concepto o una forma de consumir algo y es neuro porque tiene en cuenta el cerebro, el pensamiento y el comportamiento de los individuos.

Hay que tener claro que queramos o no, todos comunicamos, pretendiéndolo o no, pero irremediablemente todos somos tanto emisores como receptores de impulsos constantemente, hacia nosotros mismos y hacia los demás.

Este concepto que puede parecer nuevo, realmente no lo es. Porque por ejemplo, en la mítica publicidad antigua de la España de los 70, cargada de mensajes subliminales y dirigida hacia el subconsciente, ya era una forma de hacer neuromarketing. De hecho fue prohibida porque cuando se trata de jugar con el subconsciente y con impulsos por debajo de lo perceptible hay que tener una ética muy estricta porque puede ser un arma de doble filo.

El caso es que este resurgimiento del ‘Neuromarketing’ como nuevo concepto no es realmente nuevo. Lo que sí son nuevas son las técnicas de medición y precisión que presenta la aparatología encargada para la medición previa y posterior de estos impulsos, y cómo gracias a ellos podemos con una determinada muestra demostrar que una campaña va a tener éxito o va a comunicar realmente lo que queremos y no otra cosa.

 

Algunas ideas claves dentro del neuromarketing aplicado pueden ser:

  • La utilización de los insights para acercar esa sensación de relación con la vida cotidiana.

Esto estimula la producción de emociones positivas en el cerebro de forma poderosa. Esta estimulación también puede provocar la revivencia de experiencias negativas, pero que al formar parte del pasado, nos genera un alivio y una normalización de la sensación. Esto se transforma en un compromiso emocional con la marca además de humanizarla y retener el contenido que se nos presenta.

  • Implicar el instinto de egoísmo y egocentrismo de nuestro cerebro.

No hay que olvidar que nuestro cerebro se siente egoísta y ha evolucionado así para protegernos ante amenazas externas y estar vivos (instinto de supervivencia). Este sistema sigue funcionando, pero en lugar de evitar que alguna fiera nos aceche, ahora se encarga de ayudarnos a sentirnos bien con nosotros mismos (autoestima). En este sentido el marketing de contenido tiene que apelar a estos sentimientos egoístas de los lectores y hacerles sentir que tienen la razón y que están de su parte. Aquí la famosa frase de “El cliente siempre tiene la razón” cobra todo el sentido del mundo.

  • Tangibilizar las cosas que no lo son

Elementos como el tiempo y la energía son efímeros y el cerebro no presta atención a esto. Pero si en lugar de presentarlos como tal, incidimos en los beneficios tangibles que en torno a ellos presentamos, el cerebro líder de audiencia y tus lectores lo valorarán.

  • El protagonismo de lo visual

La estimulación visual es la más rápida en llegar al cerebro. Esto no quiere decir que el texto no sea visual, pero “una imagen vale más que mil palabras” de toda la vida. Y si podemos presentar ese texto de forma visual y animada en una infografía, una ilustración o un vídeo, la preferencia del cerebro y la memoria visual de tus lectores lo valorarán mucho más positivamente que si les presentas.

  • Sorprender con palabras inesperadas

Cuando leemos un artículo nuestro cerebro está malacostumbrado a procesar información demasiado rápido. Tanto que muchas veces nos pasa que hemos leído algo y realmente no nos hemos enterado. Esto ocurre por falta de palabras clave, inesperadas o nuevas para el lector que hagan que su cerebro reaccione y además atienda al resto de palabras para buscar su significado según el contexto. El cerebro no solo entiende lo que ha leído sino que también crea y almacena información nueva para él.

 

Estos son algunos de los casos del neuromarketing aplicado, en este caso, al contenido. Sin embargo hay una gran infinidad de temas que forman parte de la neurociencia aplicada. Como las sensaciones asociadas a colores, los casos de estas marcas que utilizan el mismo perfume en todas sus tiendas o el por qué tan buena memoria para cantar los singles de algunas marcas y empresas, no es simple aletoriedad, sino que todo está pensado y estudiado para que ocurra.

y que transforma los impulsos que cada individuo recibe de los anuncios en estimulación cerebral

 

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *